Saltar al contenido
Te encuentras en Mejores comparativas > Blog > Ventajas de contar con un espacio de fe y devoción en casa

Ventajas de contar con un espacio de fe y devoción en casa

Los espacios en casa son sagrados, permitiendo que la familia pueda descansar y completar sus actividades. Por ello, contar con un espacio destinado a la fe y la devoción puede convertirse en una manera de recordar y mantener siempre convicciones espirituales, para ser más felices.

Ventajas de contar con un espacio de fe y devoción en casa

La casa es el sitio donde conviven todos los miembros de una familia, por lo que es el lugar ideal para tener un espacio de fe y devoción que todos puedan utilizar para sentirse más seguros y amados.

Estos espacios tienen grandes ventajas, permitiendo que cada persona que lo utilice se sienta conectado y pueda expresar su espiritualidad libremente, sintiéndose parte de algo mucho más grande.

Poder rezar 

Un espacio de fe y devoción ayuda a que los miembros de la familia se acerquen y recen con confianza, teniendo un punto focal para ellos que mejore la fuerza de su fe. Velas, libros de rezos, estatuas, fotografías y más elementos pueden incluirse en este espacio sagrado y seguro.

Pensando en ello, holyart ofrece una buena cantidad de opciones para que las personas cuenten con los elementos necesarios para hacer más visible su fe y puedan tener señales de ella por todas partes. Ropa, prendas de oración, decoraciones y más.

Asimismo, cuenta con productos de monasterio, materiales de consumo, accesorios de liturgia y todo lo que se necesita para tener una vida religiosa sana y devota. Solo hay que registrarse y agregar los productos que se deseen a la cesta de compra.

Todo el proceso es muy sencillo y puede mejorar significativamente la manera en la que las personas obtienen sus provisiones de fe.

Crea un lugar seguro

Muchas veces, especialmente los adolescentes, necesitan un sitio seguro donde pasar el tiempo y sentirse cómodos y felices. Un espacio de fe puede ayudar a proporcionar este espacio, donde se pueda pensar, rezar y agradecer.

Lo más recomendable es que sea un lugar abierto y que, en caso de ser necesario, provea cierta privacidad. De esta forma, cuando las personas quieran estar solas con su fe, podrán hacerlo sin ser juzgadas.

También permitirá que se pueda pasar tiempo en familia y hablar de ciertos asuntos en control, con presencia divina que recuerde constantemente que hay que ser tolerantes y cuidar mucho los deseos del corazón.

Crear el hábito de la oración

Tener el hábito de la oración cuando no se tiene un lugar donde hacerlo es un poco complejo, sobre todo para niños pequeños o personas que comienzan a practicar la fe. Por ello, lo mejor es crear un buen espacio que se destaque y se visite, al menos, una vez al día.

Esto permitirá que todos recuerden hacer su visita y que tomen la decisión de ir cuando lo necesiten, haciéndolo un lugar especial que traerá luz a la casa y al camino de cada uno de los miembros de la familia.

Se podrá pedir y agradecer

Al tener imágenes de sus santos favoritos y tomarse el tiempo de pedirles a ellos lo que necesitan, este espacio se convertirá en un sitio de petición y agradecimiento que ayudará a que estas prácticas sean muy comunes en la casa.

Además, será una zona ideal para ir cuando no se vaya a la iglesia, sintiendo que se mantiene ese lazo especial con el Creador aún cuando no se haya ido a su templo a rezar y pedir perdón.

Este será el lugar más perfecto, porque estará decorado a gusto y se podrá llenar de luz, velas, olor y colores, personalizándolo y haciéndolo parte de la vida.

Creer en una religión hace que la misma pase a formar parte de la vida de las personas, por lo que se abocará a conseguir soluciones y espacios donde la oración sea el plato principal y donde todo sea cómodo y hermoso, como se piensa que será la vida después de la muerte, manteniendo sus creencias en espacios de fe y devoción.